Manta térmica

La manta térmica es un agrotextil micropososo especialmente indicado para la protección de cultivos. Está formada por filamentos continuos termosoldados de polipropileno. Además, presenta una larga duración graciass a su resistencia al rasgado y estabilización contra los UV.

Debido a su ligero peso, la manta térmica protege sin ofrecer presión al crecimiento de jóvenes cultivos. Así mismo, su gran porosidad facilita una distribución regular del agua de riego y de la luz. Por otro lado, la manta térmica actúa como un filtro regulador protegiendo al cultivo de los excesos climáticos, disminuyendo el riesgo de daños por fuertes lluvias, heladas y viento. En consecuencia, los ciclos de cultivo se acortan, obteniendo una producción más homogénea y con mayor calidad.

También, sirve como pantalla contra insectos y pájaros.

Categoría:

Descripción

La manta térmica es un agrotextil microporoso que ofrece protección a los cultivos contra las condiciones climáticas adversas.

Características técnicas de la manta térmica

Peso: 17 g/m2

Espesor: 0,16 mm.

Resistencia a la tensión: 32-28 N/ 5cm.

Elongación: 60-60%.

Resistencia a la rotura: 21-24.

Permeabilidad al aire: 8500 l/m2/5.

Transmisión de la luz: 74,4%.

Presentación de la manta térmica 

Rollos completos de 1.000, 500 y 250 metros lineales dependiendo del ancho.

Anchos standard: 1,20-1,50-2,00-4,00-5,00-6,00-6,40-7,40-8,50-9,00-9,60-12,80 y 16 metros.